No cabe de duda que todas las personas buscamos ser mucho más productivas, más aún cuando somos madres y tenemos seres a nuestro cargo, buscamos una u otra forma de poder hacer que a los días se les aumenten horas para lograr todo lo que deseamos. Es por esto que la forma que tenemos de empezar el día tiene un gran impacto en el resto de la jornada.

Esto no quiere decir que debes levantarte a las cuatro de la mañana para que todo tu día tenga sentido y para que logres acabar todas las tareas que tienes pendientes. De hecho, debes preocuparte más por levantarte a una hora prudente con la que tu cuerpo se sienta bien y en paz y que te de la fuerza necesaria para continuar con tu mañana sin problema alguno. Lo que sí no cabe duda, es que debes levantarte un poco antes que tus hijos para así tener todo listo antes que ellos lo que te puede hacer ahorrar muchísimo tiempo.

A continuación, te damos algunos tips que puedes utilizar para poder tener una vida mucho más productiva:

Alístate antes que tus hijos

Lo cierto es que con los hijos, alistarse no es tarea sencilla ya que puede ser muy incómodo incluso el tener que ir al baño. Si bien es algo que todas las madres estamos dispuestas a hacer y amamos, siempre buscamos tener un momento a solas con nosotras mismas que nos permita sentirnos bien y en paz. Es por este motivo, que debemos procurar levantarnos antes que nuestro hijos.

De esta forma, tendremos tiempo para bañarnos tranquilas, para cambiarnos, para hacer alguna rutina ya sea de skin care, un poco de yoga o incluso ejercicio. Además, podremos echarnos a ver ese programa de televisión que tanto nos fascina. Es por esto, que levantarnos un poco antes puede permitirnos tener más tiempo con nosotras, y hacer esas cosas que a veces se nos hace tan complicado.

No olvides que la primera comida es la más importante

Debido a la prisa de los días, a tener que llevar a los hijos a la escuela, alistarlos y mantener la casa impecable podemos olvidarnos de una de las comidas más importantes del día, el desayuno. Es completamente necesario alimentarnos ya que esto nos dará el combustible que necesitamos para empezar el día y cumplir con las muchas tareas que nos esperan.

Por esta razón, no existe día que debamos dejar pasar la comida más importante, sino debemos procurar comer la mayor cantidad de nutrientes posibles para que así tengamos la energía necesaria para empezar. Es por esto, que como dijimos anteriormente, puedes procurar levantarte un poco temprano y así tener un momento a solas para poder preparar una comida exquisita y disfrutarla sin tener que preocuparte por tus hijos. De esta forma, tendrás un momento a solas para ti que puede convertirse en una parte muy especial de tu día.

Haz pequeños cambios que tendrán grandes resultados

A veces las tareas se nos acumulan y se nos hacen grandes simplemente porque no realizamos pequeños cambios en nuestra rutina. Si tan solo harías pequeñas tareas a la lo largo del día, podríamos ver que al final del día no queda nada por hacer y sin mucho esfuerzo. Es por este motivo que por ejemplo, te recomendamos que apenas terminas una comida limpies la cocina, así verás que al final del día no tendrás una pila de platos por lavar ya que serán escasos. Esto te ahorrará tiempo después y no tendrás una cocina sucia que te pese durante todo el día.  Cuando llegue la hora de la merienda, el almuerzo o cualquier comida que tu familia necesite, será fácil hacerla porque todo estará impecable y no tendrás que preocuparte por nada.

(Visited 9 times, 1 visits today)