Las cremas humectantes o cremas corporales sirven para ayudar a que la piel este en mejor estado, sin embargo, muchas de las cremas que se encuentran en el mercado, incorporan tantos ingredientes que algunos llegan a dañar la piel y ocasionar el envejecimiento prematuro. Por esta razón, no hay nada como hacer tu propia crema casera, con insumos naturales que solo presentarán beneficios para tu piel.

Existen varios tipos de piel, cada mujer es diferente, por ello según nuestro tipo de piel de podemos enseñar como hacer una crema corporal casera para que no te haga daño.

A continuación, te mostramos diferentes tipos de cremas caseras que puedes adaptar según tu tipo de piel, sea seco, graso o sensible:

Crema casera para piel seca

Esta crema tiene grandes beneficios para las pieles secas ya que, debido a sus ingredientes, todos humectantes, hidrata la piel manteniéndola con humedad y brillo. Esto permite que luzcas un rostro más radiante y saludable.

Los ingredientes que se van a usar para tu crema casera son:

  • 1 cucharada de manteca de cacao: esta manteca es excelente por sus propiedades humectantes.
  • 4 gotas de esencia de caléndula: la caléndula o flor margarita es antioxidante, por lo tanto, ayuda a que la piel se mantenga limpia.
  • 3 cucharadas de aceite de soja: al igual que la manteca, es una de las principales fuentes humectantes naturales.
  • 2 cucharadas de aceite de coco: es sumamente humectante y antinflamatorio.
  • Agua

En un bowl agrega los aceites y la manteca. A baño maría comienza a derretirlos, moviéndolos de rato en rato para que no se queme. Cuando toda la mezcla este líquida y todos los ingredientes integrados, diluye la esencia de caléndula en un poco de agua.

Une ambas mezclas y deja enfriar en el refrigerador. Puedes usarla las veces que quieras y procura dejarlo en lugares fríos para que te duren más tiempo. Esta mezcla puede durarte hasta un mes, pero si quieres mayores cantidades, duplica los valores anteriores.

Crema casera para piel grasa

Las pieles grasas en su mayoría suelen ser un poco más sensibles y es muy frecuente que se llenen de granos y espinillas. Por lo tanto, necesitan un cuidado mucho más especial. Recuerda que no porque tu piel sea grasa, significa que no necesita hidratación, ya que, de hecho, también es importante mantenerla humectada.

Los ingredientes que se van a usar para tu crema casera son:

  • 5 gotas de aceite esencial lavanda: la lavanda es una gran planta aromática que funciona como antioxidante y antiinflamatorio.
  • 4 cucharadas de aceite vegetal jojoba: este aceite si bien proporciona humectación al rostro, no lo deja graso. Al tener la piel de esta forma, es lo que se trata de evitar.
  • Cera de abeja: la cera de abeja ayuda a endurecer las mezclas y a brindar humectación sin necesidad de generar un rostro brilloso.

En baño maría coloca una lámina de cera de abeja hasta que se vaya derritiendo. Cuando esto suceda, agrega poco a poco el aceite vegetal de jojoba y comienza a mezclar hasta tener una sustancia homogénea.

Saca ambos ingredientes del fuego e incorpora el aceite esencial. Cuando este todo bien integrado, ponlo en algún recipiente de vidrio y déjalo en el refrigerador hasta que la consistencia sea sólida. Al usar cera de abeja, no es necesario que lo mantengas en un lugar frío. Sin embargo, si quieres mejores resultados y reducir las ojeras del rostro puedes hacerlo.

Recuerda que, al ser ingredientes naturales, las mezclas no son eternas por lo tanto trata de cuidarlas y hacer pocas cantidades para que no se arruine.

(Visited 4 times, 1 visits today)