Las uñas son una excelente manera completar un look o de mantener un estilo propio, ni importa si son naturales, de gel o acrílicas, largas o cortas, con colores estridentes o más serios, si son lisas o con diseños… lo importante es que estén saludables y fuertes.

El aspecto general de las uñas es un indicativo de amor propio, además, ellas suelen ser lo primero que se aprecia cuando conoces a alguien y le das la mano. También se considera un rasgo de feminidad importante.

En ocasiones a la cutícula no se le presta mucha atención y se descuida mucho, siendo esta una de las partes más importantes para mantener una salud óptima de las uñas.  La cutícula actúa como barrera protectora de la uña, en especial de su base y origen, evitando así la entrada de bacterias, hongos y demás microorganismos perjudiciales.

En ocasiones cuando la cutícula crece más es porque está ante la presencia de algún patógeno que quiere “atacar” a la uña y esta se desarrolla para aumentar su campo protector. Sin embargo, la apariencia de ella nos causa algún tipo de perturbación visual y no sabemos qué hacer y se presenta la interrogante…

¿Recortar o no las cutículas?

Hay situaciones en las que hay que recortar la cutícula, cuando son muy grandes o están levantadas por resequedad. Este corte se hace de manera cuidadosa solo para retirar lo justo y necesario. En otras ocasiones solo se retrae con cuidado la cutícula y se hace la manicure de manera normal.

Se recomienda mantener hidratada la cutícula para que esta no se engrose ni reseque, pues ella se verá fea y el aspecto general de las manos no será muy agradable. Si tiene que recortar la cutícula hágalo con un alicate especial y córtela de manera horizontal, es decir al levantarla apoye la una de las hojas del alicate sobre la uña y la otra ha de quedar por encima de la cutícula.

Es una posición muy similar a la forma en la que queda el cortaúñas, luego va cortando la cutícula con calma y solo lo necesario, teniendo la previsión de no hacerse cortes, pero, sobre todo sufrir dolores y molestias innecesarias. También, hay otro par de interrogantes que las personas suelen hacerse con cierta frecuencia…

¿Qué es normal en la apariencia de las uñas?

Las uñas están formadas por un conjunto de láminas de queratina que crecen desde la base, la cual se ubica debajo de la cutícula hasta la punta del dedo. Esta ha de tener una textura lisa, sin marcas o surcos, con un color uniforme y una consistencia pareja, no debe haber presencia de manchas ni decoloraciones.

Hay personas que tienen en las uñas una especie de líneas perpendiculares o estrías verticales que van desde la base hasta la punta y estas son inofensivas. Ellas suelen hacerse más prominentes a medida que avanzan los años.

También puede haber la presencia de ciertas manchas blancas que son causadas por alguna lesión, pero que desaparecen con el tiempo. si se quedan por mucho tiempo hay que descubrir la causa.

¿Qué no es normal en la apariencia de las uñas?

Hay situaciones que ocurren en las uñas que ameritan la revisión por parte de los especialistas para conseguir la solución más efectiva. Se debe estar pendiente si usted observa:

  • Decoloración, cambios de color o línea oscura en ellas.
  • Variación en la forma.
  • Cambio del grosor de las uñas.
  • Desprendimiento de la piel que contornea las uñas.
  • Sangramientos, hinchazón o dolores en los alrededores de las uñas.
  • Crecimiento lentísimo o nulo de las uñas.

Cuidado de las cutículas

Es muy importante el cuidado de tus cutículas para mantener unas uñas saludables, es fundamental mantener las manos, uñas y cutículas hidratadas para ello se puede usar una crema hidratante o un aceite como el de argán o almendras (por nombrar algunos).

Si se está en un clima muy frio, no deje de usar los guantes, la baja temperatura reseca la piel de las manos y la de las cutículas; evite el lavado excesivo de las manos y si por alguna razón debe hacerlo, use jabones suaves o con hidratación extra; hay que tener cuidado con el uso del gel antibacterial o alcoholado, luego de usarlo se recomienda colocarse crema hidratante.

A continuación, le mostramos como en tres sencillos pasos puede mantener en perfectas condiciones las cutículas y tener una imagen hermosa de sus manos:

Suavizar las cutículas

Se puede realizar esta acción de dos maneras, la primera sumergiendo las manos en un bol con agua tibia por unos 15 minutos, a esta le puede agregar alguna pastilla efervescente o gel quita-cutículas. La segunda, es aprovechando el momento de la ducha, frote sus dedos suavemente por un par de minutos.

Empujar las cutículas

Al tener las cutículas blandas, tome un palito naranjo o naranja y con el lado angular empuje suavemente hacia atrás cada una de las cutículas, tómese su tiempo para evitar lesiones y maltratos a ellas o a las uñas.

Hidratar las cutículas

Cuando haya terminado de empujar las cutículas, tome una porción de crema hidratante para las manos o el aceite de su preferencia y frote suavemente en cada punta del dedo, haciendo que penetre muy bien en la piel que rodea la uña y en la cutícula.

¿Las cutículas ofrecen buena imagen física?

Cuando estás pendiente del cuidado de tus cutículas no solo mantienes las uñas saludables y fortalecidas, sino que la imagen física se ve favorecida, pues las manos son uno de los primeros atributos que se observan al conocer o conversar con una persona, pues ellas son fundamentales en el lenguaje no verbal (gestos y movimientos corporales).

Además, las uñas son una parte importante de la feminidad y son una manera sencilla de marcar un estilo propio. Entonces, no abandones el cuidado de tus uñas y mucho menos el cuidado de tus cutículas, si quieres tener una imagen inolvidable, ellas son tu mejor carta de presentación.

(Visited 1 times, 1 visits today)