La dieta keto o cetogénica ha revolucionado el mundo de las dietas o regímenes alimenticios, como todo en la vida tiene sus defensores y detractores; hay quienes dicen que es perfecta para bajar de peso, otros dicen que es la peor forma de hacerlo.

Razón por la cual, queremos compartir con ustedes algunos detalles importantes sobre esta dieta, así usted podrá decidir si la dieta keto es buena o mala, descubrir si esta dieta es realmente beneficiosa para usted y sus necesidades; incluso, definir si la realiza o no. Continúe leyendo y conozca más sobre la afamada dieta keto

La dieta keto ¿Qué es?

El nombre de keto proviene del vocablo ingles ketogenic (cetogénica) de ahí que se conozca la dieta como “dieta keto” o dieta cetogénica”. Mediante esta dieta se busca desarrollar cuerpos cetogénicos los cuales son compuestos metabólicos que produce el cuerpo suplir la falta de reservas energéticas.

Cuando el organismo observa que no cuenta con una reserva de hidratos de carbono para funcionar correctamente, procede a tomar las reservas o concentraciones de glucosa en la sangre. Cuando estos no están presentes el cuerpo reacciona produciendo la cetosis.

La cetosis toma como fuente energética a la grasa, hace que el transforme la grasa mediante procesos metabólicos para convertirla en energía. Es ahí cuando se liberan los cuerpos cetogénicos y el organismo los toma como su nueva fuente de energías.

Dicho de manera sencilla, la cetosis es el estado que adopta el cuerpo cuando sus reservas de energías no están presentes, convirtiendo la grasa en el nuevo combustible para que funcionen correctamente los músculos y demás partes de él.

¿Quiénes pueden adoptar la dieta keto? ¿Se necesita cumplir con requisitos para hacer la dieta keto?

Si empezamos con la premisa de que una dieta saludable es aquella que es equilibrada, la dieta keto va en desventaja por lo que no sería apta para todo el mundo. Se debe tener presente que todo el organismo necesita energía para realizar sus funciones de manera correcta.

En especial el cerebro y el corazón que la necesita de forma continua, es por ello que, al no contar con la glucosa, estos deben recurrir a los cuerpos cetogénicos de manera extraordinaria para mantener su correcto funcionamiento.

Hay personas con ciertas patologías que no pueden adoptar la dieta keto, como, por ejemplo, los que padecen de trastornos metabólicos, problemas de tiroides, afecciones en los riñones, hígado o páncreas; o aquellos que sufren de diabetes o tienen algún tipo de TACs.

Cuando la cetosis llega a niveles extremos, puede desarrollar cetoacidosis, es decir, ocurre una disminución de los niveles de pH en la sangre, lo hace que se vuelva más acida. Lo que trae como consecuencias: presencia de mal aliento, fuertes dolores de cabeza, graves problemas de riñón, frecuentes náuseas y/o mareos, constantes calambres y debilidad muscular, incluso se puede sufrir un edema cerebral.

Razón por la cual se recomienda seguir una dieta cetogénica solo cuando es estrictamente necesario y bajo supervisión profesional, de tal manera que esta se pueda adaptar a las necesidades específicas del paciente y sus condiciones físicas.

¿Cuáles son los alimentos permitidos en la dieta keto? ¿Cuáles no deben consumirse?

Para que el organismo pueda desarrollar el estado de cetosis se han de reducir al máximo los hidratos de carbono (sin importar si son simples o complejos). Según las características físicas y el nivel de ejercicios que practica la persona, se establece el consumo máximo diario de hidratos, que suele ser entre 20 y 50g.

El aporte calórico diario suele dividirse en 60-75% de grasas, 25-30% de proteínas y 5-10% de hidratos de carbono; como se observa claramente la base de la dieta cetogénica son las grasas y las proteínas.

Alimentos permitidos en la dieta keto

A continuación, le mostramos los alimentos que se consumen con mayor frecuencia en la dieta cetogénica, los alimentos grasos y proteínas infaltables en este tipo de dieta:

  • Todas las carnes, no importa si son blancas o rojas.
  • Todos los mariscos y pescados, haciendo mayor hincapié en los azules.
  • Huevos enteros, no hay distinción entre la yema y la clara.
  • Productos derivados de la leche, natas, cremas, quesos curados…
  • Cacao y/o chocolate al 100%, sin adición de azúcar.
  • Aguacate y algunos vegetales bajos en hidratos de carbono, por ejemplo, tomates, cebollas, pimientos y las hojas verdes.
  • Aceites de origen vegetal, por ejemplo, oliva, girasol, colza, semillas de uva…
  • Coco entero y cualquiera de sus derivados.
  • Frutos secos en sus distintas presentaciones (enteras, molidas, cremas o patés).

Alimentos no permitidos en la dieta keto

A continuación, le mostramos los alimentos que no se deben consumir cuando se está siguiendo el régimen alimenticio cetogénico:

  • Todos los cereales, sin importar su presentación granos, harinas, panes, pastas…
  • Legumbres.
  • Frutas.
  • Verduras.
  • Hortalizas.
  • Azúcares o comidas azucaradas, como, por ejemplo, helados, refrescos o gaseosas, dulces…
  • Grasas saturadas.
  • Productos dietéticos.

¿Hay alguna dieta menos agresiva?

Hay otras opciones de dietas menos agresivas que la dieta keto, por ejemplo, la dieta paleo o paleolítica. Esta dieta se basa en la alimentación que llevaba el hombre durante la etapa paleolítica, cuando aún no se practicaba la agricultura.

En la dieta paleo se consumen carnes magras, dándole prioridad a aquellos animales que se alimentan de pasto; pescados, siendo la prioridad los que tienen altos niveles de omega 3, frutas, vegetales, frutos secos y semillas, aceites vegetales como el de oliva o nuez.

Asimismo, en esta dieta se evitan los productos procesados, las azucares refinadas, la sal, los cereales (por ejemplo, el trigo, la cebada, la avena), legumbres o leguminosas y los productos derivados de la leche.

Otra buena opción es la dieta mediterránea, esta reduce el consumo de carnes y carbohidratos, dándole mayor prioridad a los vegetales, granos, verduras frescas, pescados, mariscos, legumbres, aceites saludables mono-insaturados y alimentos ricos en fibra natural.

En la dieta mediterránea no se incluyen o se consumen en cantidades mínimas las carnes rojas, los huevos, la mantequilla, los dulces y postres en general. Se recomienda hacer las comidas bien coloridas para consumir grandes cantidades de vitaminas, minerales y demás nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Como pueden observar, la dieta keto se ha de realizar cuidadosamente para no traer consecuencias negativas al organismo, por lo que no se puede ser radical y sentenciar la dieta keto buena o mala. Eso dependerá mucho de sus necesidades, condiciones, gustos y hasta creencias alimenticias.

Hay en el mundo de las dietas, una gran cantidad de opciones, usted puede decantarse por la que más le agrade o la que más se ajuste a sus necesidades, pero lo que no puede olvidar es contar con la ayuda de los profesionales para no poner en riesgo su estado de salud.

(Visited 1 times, 1 visits today)