La mirada es por excelencia “la ventana del alma”, además, también es una de las primeras cosas que miran las personas cuando nos ven por primera vez, o cuando estamos entablando una conversación. Por esto, es importante que nuestra mirada sea impecable y transmita lo que nosotros buscamos mostrar a los demás.

Uno de los puntos más importantes cuando se habla de una mirada  cautivadora son las pestañas. Si bien, cada persona tiene un tipo de pestaña diferente, algunas más pobladas, otras menos, unas completamente rizadas y otras rectas o rebeldes, el cuidado de las mismas, es sumamente importante para lograr que se vean perfectas y le den un nuevo brillo a nuestros ojos.

Por este motivo, y porque debería ser también considerado el cuidado de todas las partes de nuestra vista, a continuación, te traemos 6 consejos para cuidar tus pestañas y que se mantengan fuertes y firmes:

1. Cepillar tus pestañas cada día

El cepillado de las pestañas es una buena forma de mantenerlas duras y firmes, además ayuda a evitar que se entrelacen entre sí y se rompan o caigan con el tiempo. Para un buen cepillado, es importante contar con algún tipo de cepillo de uso único para las pestañas. Estos pequeños cepillos pueden conseguirse en tiendas de maquillaje, o también se puede reutilizar de un viejo rímel que ya no usemos. Tomar en cuenta que debe estar completamente limpio al momento de su uso. Es importante ser constantes y cepillar las pestañas al menos dos veces al día, en la mañana y la noche, por alrededor de cinco minutos para estimular su crecimiento. Si queremos ver mejores resultados y nuestro propósito es que se vean más pobladas, podemos sumergir el cepillo en unas gotas de aceite de almendras o aceite de ricino, según nuestra preferencia.

2. Usar un buen rizador de pestañas

Si bien para muchas mujeres el uso del rizador es necesario debido a que sus pestañas son muy rectas y no se curvan fácilmente, es importante saber que el uso de este instrumento, a la larga puede ser perjudicial para nuestras pestañas. Su uso constante, puede ocasionar que se rompan, se quiebren o se vayan debilitando con el paso de los años. Ya que están hechos en su mayoría de metal, la presión que se ejerce sobre ellos, puede ser muy abrasiva para nuestras pestañas. Es recomendable usarlo en ciertas ocasiones, y si realmente te gusta llevar pestañas rizadas, puedes optar por usar una cucharilla pequeña para no dañarlas tanto.

3. Desmaquillar las pestañas

Desmaquillarse antes de ir a dormir es muy importante para evitar el envejecimiento prematuro y la formación de arrugas en el rostro. Muchas veces, creemos que con quitarnos la base y el labial es más que suficiente, sin embargo, si usamos rímel o sombra en los ojos, es necesario desmaquillarlos con algún disco de algodón. Debemos dejar reposar el ojo por al menos tres minutos para lograr que penetre de forma correcta y se elimine del rostro todo resto de cosmético que pueda quedar entre las pestañas e impedir su crecimiento.

4. Nutrir las pestañas correctamente

Así como alimentamos a nuestro cuerpo, nuestras pestañas también merecen un cuidado específico. Para esto, podemos ayudarnos de diferentes aceites o infusiones. Entre ellas están: aceite de olvida, aceite de ricino, aceite de almendras, aceite de argán, infusión de manzanilla e infusión de romero. Cualquiera de estas opciones es buena para ayudar al crecimiento de nuestras pestañas y a que se mantengan firmes, además, mejorará su hidratación por lo que crecerán más parejas y menos quebradizas.

5. Protegerlas las pestañas de la luz solar

Aunque no lo parezca, los rayos de la luz solar no afectan solo a nuestra piel, sino también la larga exposición al sol, puede dañar nuestras pestañas, volviéndolas más débiles, secas y quebradizas. Esto, sumado al uso constante del rímel y el rizador, puede ocasionar que nuestras pestañas tengan un aspecto desagradable y que se vean como pequeños trozos de paja. Para evitar que esto suceda, es importante el uso de gafas de sol, sombreros, sombrilla, o algún accesorio que permita que estén protegidas de los rayos UV, al menos si se pasa un tiempo demasiado prolongados bajo el sol.

6. Tener una buena alimentación

Una dieta equilibrada puede ayudar al buen crecimiento del vello en todo el cuerpo. Si hablamos específicamente de las pestañas, el consumo de silicio, ayudará en gran forma a que estas crezcan sanas y fuertes. El silicio es un mineral que ayuda a nutrir diferentes tejidos, y podemos encontrarlo en varios tipos de verduras como los espárragos, la avena, el arroz, aceituna, cereza, zanahorias, rábano  apio, entre otros.

(Visited 1 times, 1 visits today)