El guardarropa es el sitio sagrado de toda persona, en él se encuentras todas sus prendas de vestir y demás accesorios. Hay que tener claro que cada una de esas piezas ha costado una cantidad de dinero, por lo que es la inversión que se hace para verse y sentirse bien.

Entonces, ¿Por qué no darle el mejor cuidado posible? Este cuidado empieza en la forma en la que la guardamos y mantenemos ordenada, protegida de la intemperie, el polvo y demás elementos nocivos como los ácaros y hongos la ropa, los zapatos y demás accesorios.

Es cierto que en ocasiones se tienen muchos elementos y colocarlos en el guardarropa no es una tarea fácil de realizar, pero con un poco de paciencia de se puede lograr un trabajo excelente. Recordemos que el desorden y la acumulación no solo pueden generar daños, sino que atasca las energías y vibraciones.

Importancia de mantener ordenado el guardarropa

Es muy común que se tenga muchas prendas de vestir y zapatos, aunque siempre hagamos la pregunta ¿Qué me voy a poner? ¡no tengo ropa que ponerme! O cualquier frase similar… pero la verdad es que, si tenemos, solo que no lo podemos apreciar por el desorden o el poco orden que se mantiene en el guardarropa.

El orden en el guardarropa no solo permite elegir con mayor facilidad que ponerse, sino que evita las arrugas y el amontonamiento de las prendas. Lo ideal es contar con un armario que permita colocar al menos el 50% de la ropa que se posee.

También es un hecho real que se suele usar aproximadamente el 20% de lo que se posee para las distintas situaciones que se puedan vivir. Razón por la cual se debe seleccionar los atuendos o looks que se utilizan con más frecuencia para evitar amontonamientos.

Esta selección hará que el guardarropa se vea más ordenado y tengamos un mejor acceso a cada una de las prendas. Una buena manera de seleccionar y segmentar la ropa es dividiéndola en ropa de trabajo, prendas para salir con los amigos y familiares, reuniones formales, atuendos de fiesta y prendas básicas.

 Efectos de un guardarropa desordenado

Cuando se mantienen un guardarropa desordenado, todo lo que se encuentre dentro de él sufrirá consecuencias negativas, lo que se traducirá en deterioro, además de ser la forma más fácil de perder el tiempo cuando se quiere seleccionar algún look. Razones por la cual no se debe tener un guardarropa desordenado:

  • La ropa se arruga profundamente y se corre el riego de que los cierres u otros elementos se enganchen y puedan dañar las prendas.
  • Se genera y acumula el mal olor.
  • Se pierde el tiempo al querer armar un look, debido a que no se consiguen con facilidad.
  • Se conservan prendas que ya no se usan, esto no solo ocupada espacio, sino que se puede regalar o vender para que otra persona le de uso.
  • Cuando se divida se cambie la ropa por la entrada de una nueva estación, será más complejo, pues las prendas no se consiguen con rapidez.
  • Cuando se quiera limpiar y ordenar el guardarropa será más cuesta arriba, además, se corre el riesgo de ensuciar la ropa sin haberla usado, por el simple hecho de estar en el suelo del armario.
  • Los ácaros y el polvo se acumulan con mayor celeridad, lo que no solo afecta la pieza de ropa, sino que nos puede afectar la salud.

¿Qué puede perjudicar tu guardarropa?

Hay situaciones que pueden dañar el guardarropa, no solo el armario como tal, sino cada una de las prendas que lo conforma. Por lo que es importante tomar algunas precauciones para evitar situaciones que puede perjudicar tu guardarropa, algunas de las más importantes son:

Humedad

Hay que tener cuidado con la presencia de humedad en el guardarropa, esta no solo va a dañar el armario, sino que va afectar a las prendas, zapatos, carteras y demás accesorios que se puedan tener, además es perjudicial para la salud.

Polillas

Se debe revisar el armario al menos dos veces al año para verificar que no haya presencia de polillas, es bueno rociar repelente en los cajones y todos los lugares del armario. También funciona mantener bolsitas con flores de lavanda, no solo ahuyentan a las polillas, sino que dan un olor muy agradable.

Secado al sol

 Si bien es cierto que el sol seca la ropa con mayor rapidez y elimina muchas de las bacterias o microrganismos, también es cierto que pueden ocasionar desgaste y desvanecimiento del color, por lo que se deben colgar al sol al revés.

Colgar los tejidos

Las prendas tejidas se deben guardar dobladas para evitar deformaciones y estiramientos, se recomienda que se doblen y si es posible guardados dentro de una bolsa para evitar se peguen las pelusas.

Camisas desabotonadas

Al colgar las camisas se recomienda abotonar al menos el primer botón, de tal manera, de mantener la forma del cuello. También se debe evitar colgar más de una camisa en el gancho o colocar otra pieza dentro, pues esto solo aumenta la posibilidad de arrugas en la tela.

Superponer las joyas

Al superponer los collares, las pulseras, los aretes o los anillos solo se consiguen que se enreden y se raspen, por lo que recomendable es colocarlos en un joyero o dentro de separadores. Un truco casero sencillo, es utilizar una cubitera de hielo para guardar cada pieza de manera individual.

Lavar en maquina las prendas de piel, polipiel o cuero

Todas estas prendas se lavan a mano sin tallarse, lo ideal es colocarlas dentro de un envase con agua y jabón suave, sumergirlas y sacarlas unas cinco veces, enjuagarlas con agua a temperatura ambiente y no exprimirlas. Se cuelgan por el borde inferior, por el lado del cinturón.

¿El guardarropa habla por sí solo?

El guardarropa puede dar indicios de nuestra personalidad y forma de ver la vida, si no hay una preocupación por el cuidado del guardarropa, difícilmente se será cuidadoso con otras cosas. El guardarropa está compuesto por diferentes elementos que se han escogido, pagado o recibido como regalo.

Por lo que si no hay respeto por la inversión o no se valora el gesto de quien obsequió la ropa posiblemente tampoco se tendrá mucha empatía con otras situaciones de la vida. además, el mantenimiento del guardarropa es bastante sencillo y fácil de realizar, solo hay que tomarse un tiempo para darle cariño al armario y a las prendas.

(Visited 2 times, 1 visits today)