Todos desean tener la casa de sus sueños, un lugar hermoso limpio y ordenado donde de gusto pasar muchas horas de nuestro día. Sin embargo, lo cierto es que en ocasiones lograrlo puede parecer un poco complicado ya que no siempre sabemos cómo empezar en el mundo minimalista. Es por esto que a continuación te contamos más sobre esto.

El minimalismo consiste en restar adornos y cosas innecesarias a la decoración y mantener las cosas sencillas. De esta forma, no solo tenemos menos que limpiar, sino que también tenemos un sitio donde podamos relajarnos y sentirnos en paz. Este estilo de decoración minimalista es un ejercicio de contención en el que el espacio, la iluminación y los objetos desempeñan un papel igualmente importante. Este estilo exige que se reduzca el hogar a lo estrictamente necesario, de modo que se quede con un conjunto de objetos seleccionados que causen el máximo impacto en nuestra vida y que nos mantengan felices.

Para lograrlo, sigue los siguientes consejos sencillos que tenemos para ti:

Piensa en colores neutros y no colores llamativos

Los colores claros, como el blanco, junto con los neutros discretos, los grises apenas perceptibles y los pasteles, son ideales para los interiores minimalistas. Aunque puedes añadir colores más vivos, te sugerimos que te limites a uno o dos para que así mantengas un solo tono dentro de tu hogar.

Introduce más texturas que muebles

En los interiores minimalistas, puedes hacer que las cosas sean interesantes probando diferentes texturas. Por ejemplo, en un dormitorio, un cabecero tapizado y un papel pintado con textura de color se complementan a la perfección y dan a la habitación un aspecto refrescante. Aunque se han combinado diferentes texturas, la decoración de esta habitación no es en absoluto abrumadora, sino que por el contrario se ve elegante y brinda tranquilidad a la vista.

Procura incluir pocas cosas de calidad

El espacio vacío se considera un elemento importante en la decoración minimalista ya que el espacio interactúa con los objetos y define el aspecto. El equilibrio visual es igual de importante y sólo se puede conseguir teniendo un punto focal que puede ser un mueble, una pintura o una decoración.

Es por esto que diseñar una casa minimalista no significa que tengas que evitar los adornos y los colores brillantes. La regla es utilizar simplemente los elementos decorativos como acentos y no abrumar tu casa con muchas cosas. Del mismo modo, en lo que respecta al arte, elija una pieza central en lugar de un grupo de piezas pequeñas, así gastarás menos y se verá mucho mejor.

Mantén el mínimo de objetos en todas las superficies

Tener un diseño interior minimalista significa que tienes que decir adiós al desorden. Y para ello, tendrás que pensar bien lo que expones en estanterías y mesas. Limítate a lo esencial y guarda el resto en los armarios, siempre y cuando sean objetos que utilices, de lo contrario, lo mejor será que te deshagas de ellos sin problema. De esta forma, mantendrás un espacio limpio y con objetos que te sirven y que no están simplemente ocupando un espacio.

(Visited 3 times, 1 visits today)