Las cremas por excelencia son grandes humectantes, ya sea para las manos, el cuerpo o el rostro en general. En el mercado existe un sinfín de cremas de todo tipo que prometen hidratar la piel y darle un aspecto reluciente, incluso, muchas ofrecen quitarte las arrugas y las líneas de expresión.

Sin embargo, a pesar de la gran variedad de cremas que se pueden encontrar, la mayoría de las que están indicadas para pieles sensibles, tienen precios muy altos. Por este motivo, la mejor opción es realizar tu propia crema sólida casera. ¿Por qué sólida?, además de tener costos elevados, en gran parte, las cremas vienen en envases que no son reciclables, por lo que de forma directa e indirecta contaminan en gran medida al medio ambiente. Así que, hacer una crema sólida no solo beneficia a tu rostro y piel, sino también al planeta.

A continuación, te mostramos algunas ventajas de la crema sólida casera:

A diferencia de las cremas comunes, este tipo de crema, al ser sólida, hace que sea más sencilla su aplicación y, además, ya no gastarás más de lo necesario, ni harás que la sustancia comience a gotear, desperdiciando grandes cantidades.

Por sus componentes, son sumamente buenas para hidratar en segundos la piel, ayudar a que se vea más firme y radiante. Por otro lado, al ser compactas, es más fácil transportarlas y llevarlas donde sea que vayas.

Finalmente, al estar hechas por una misma, sabes a totalidad que sustancias estás poniendo sobre tu piel. Además, que la mezcla sea más natural ayuda a que la piel no este saturada de tantos químicos que pueden dañarla con el tiempo.

Ingredientes para hacer crema casera

Si todo esto te parece increíble y estás lista para preparar tu crema sólida casera, te mostramos los ingredientes que vas a necesitar:

La manteca de cacao, la mejor para hidratar tu piel

La manteca de cacao es un ingrediente ideal para hidratar la piel, lo más interesante es que a pesar de ser sumamente hidratante, no deja la piel grasosa, esto la hace ideal para crear cremas sólidas caseras, ya que tendrás la hidratación ideal para el cuerpo, sin la sensación grasosa que pueden dejar algunos ungüentos.

Además, es por excelencia un protector ante el sol. También tiene propiedades antioxidantes y porciones de vitamina E lo que permite que la piel se mantenga tersa, elástica y con el colágeno necesario.

Para realizar la crema sesena gramos de manteca de cacao será más que suficiente.

Cera de abeja, ayuda a dejar la crema compacta

La cera de abeja se incorpora demasiado en la cosmetología, esto gracias a sus componentes que hacen que la piel tenga una mejor apariencia. Además, al ser tan compacta, ayuda a que la crema se mantenga sólida y que no se derrita a pesar del calor.

Entre las propiedades de la cera de abeja están que es un hidratante natural, además de antiinflamatorio, antioxidante y antibacteriano. Esto hace que sea mucho más apta para pieles que sufren de acné o espinillas.

Para la crema, cincuenta gramos serán suficientes.

Aceite de coco, hidratante por excelencia

El aceite de coco puedes encontrarlo sólido o líquido según el clima en el que te encuentres, esto no importa ya que en cualquier presentación sirve para realizar la crema sólida. Lo único que necesitarás serán cuarenta gramos.

Este aceite, es antioxidante y muy eficaz en limpiar la piel y quitar las rojeces. Al ser un producto natural, es apto para todo tipo de pieles, incluso si es grasa. Debido a sus componentes, es perfecta para hidratar la piel y mantenerla radiante.

Cuando tengas todos los ingredientes, puedes comenzar a preparar la mezcla.

Lo único que necesitas es llevar todos los ingredientes mencionados anteriormente a baño maría. Cuando estén todos derretidos y tengas una mezcla homogénea y sin grumos, puedes agregar algún aceite esencial de tu preferencia para darle un poco de olor, aunque si no lo haces, olerá sumamente bien por la manteca de cacao y el aceite de coco.

Cuando ya tengas lista la mezcla, puedes pasarla al molde de tu preferencia, puede ser de silicona o de plástico. El tamaño dependerá de cómo lo quieras, si lo necesitas más compacto puede ser un molde pequeño, pero si lo usarás en casa, puedes optar por uno un poco más grande.

Finalmente, si piensas regalar y quieres potenciar aún sus resultados, puedes añadir aceite de rosa mosqueta, para la cantidad anterior, veinticinco gotas serán suficientes. También puedes agregar dos cucharas de azúcar morena y ya estará listo. Estos ingredientes ayudarán a que además de hidratar, la piel se vaya regenerando y se vaya deshaciendo de las toxinas como las células muertas.

(Visited 3 times, 1 visits today)