A veces, crear una unidad familiar fuerte puede parecer un trabajo duro, a eso se debe sumar que en la mayoría de los casos los padres trabajan y no tienen demasiado tiempo libre para poder pasarlo al lado de sus hijos. Por todo esto es que muchos afirman que no es nada fácil construir una base sólida para una familia, sin embargo, esto no quiere decir que sea imposible.

Debes saber que con un poco de esfuerzo todo se puede lograr, más aún cuando estamos hablando de personas tan importantes para nosotros como nuestros familiares más cercanos, en este caso nuestros hijos. Lo único que debemos procurar es mantenernos como familia y además el lazo que nos une. La mejor forma de lograrlo es pasando tiempo de calidad juntos, ya que de esta forma, les hacemos saber a nuestros hijos que estamos allí para ellos y siempre dispuestos a dar lo mejor para su bienestar.

A continuación, te damos algunos consejos que sin duda alguna pueden ayudar a fortalecer la unidad familiar en tu hogar:

Prioriza las comidas en familia

En ocasiones por la gran cantidad de tareas que tenemos como padres no nos damos el tiempo necesario para priorizar las comidas. Esto impide que compartamos tiempo juntos, pero si nos ponemos a pensar, en el día a día solo tenemos las comidas para poder estar un momento con nuestros familiares. Por esta razón, es necesario que procures darte un momento para así poder tener momentos con tu familia en los que no sea necesario realizar actividades determinadas.

La comida de por sí puede llegar a crear un lazo con nuestros hijos, así que no existe nada mejor que combinarlo con tiempo de calidad. De esta forma, podemos comenzar a crear costumbres, como la costumbre de almorzar todos juntos en casa. Esto hace que los niños sientan que pertenecen a un lugar y también los hace esperar con ansias esas horas determinadas ya que saben que podrán estar junto a sus padres.

Procura tener un momento para conversar

Las familias necesitan comunicarse, no solo entre papá y mamá, sino también es necesario poder comunicarnos con nuestros hijos y tener momentos para conversar con ellos y conocerlos un poco. Probablemente si tienes niños, este no sea un problema para ti, pero si tus hijos están empezando la adolescencia o en esa etapa, te des cuenta que no siempre es tan sencillo entablar una conversación con ellos o que te cuenten sus cosas. Para esto, te recomendamos que lo conviertas en un juego.

Lo que puedes hacer es con ayuda de tu esposo crear preguntas divertidas y aleatorias para toda la familia. Cuando lo tengas listo puedes escribirlas en trozos de papel y colocarlos en una pequeña caja de donde cada miembro de la familia deberá sacar uno y responder. De esta forma, no solo es una charla monótona sino se torna algo divertido y diferente.

La diversión en familia es primordial

Los momentos divertidos son ideales para unir a cualquiera. Por este motivo, procura incluir unas cuantas noches de cine, de juegos de mesa o de actividades fuera de lo común. En el mejor de los casos, te recomendamos que conviertas la diversión en algo habitual y de esta forma, harás que la agitada agenda familiar se torne entretenida mientras compartes tiempo de calidad con tu familia. Para lograr esto, no necesitas actividades completamente fuera de lo común, simplemente un poco de creatividad y sobre todo muchas ganas de querer que esos momentos en familia se conviertan en los recuerdos más divertidos y atesorados por cada uno de tus hijos.

(Visited 34 times, 2 visits today)