También conocido como un tipo de yogurt, el kéfir es una bebida probiótica que de hecho tiene más organismos saludables. ¿Quieres saber cómo hacer kéfir de leche casero de manera fácil? Sigue la lectura que a continuación te explicamos más de esto.

Lo primero que debes saber es que más precisamente el kéfir es un hongo de apariencia similar al coliflor que cuando se junta con la leche se fermenta produciendo una bebida espesa muy parecida al yogur, de ahí la confusión entre ambas. Pero no solo existe el kéfir a base de leche también podemos encontrar de agua y de té. En este caso te explicamos cómo hacer kéfir de leche.

La preparación es un proceso de fermentación

Al ser el kéfir un alimento con organismos vivos lo que debe saber es que con el contacto con la leche estos van “alimentándose” dando por resultado la bebida que conocemos.

Como indicamos anteriormente, existen diferentes tipos de kéfir, por decirlo de una manera. En este caso debes conseguir el kéfir de leche que ya suele venir en formas de granos. Puedes encontrar estos en supermercados o tiendas donde vendan productos lácteos.

Elementos principales

Ahora que ya sabes qué es exactamente el kéfir y qué beneficios aportan a tu salud, puedes empezar con la preparación de este que te decimos no es nada complicada.

Para comenzar a hacer leche kefirada o kéfir de leche lo que necesitas es conseguir un recipiente de plástico o vidrio con una tapa, nunca de metal.

Las proporciones correspondientes son: por cada 3 cucharadas de gránulos de kéfir corresponde un litro de leche. Puedes en base a esto aumentar o rebajar la receta. Aunque nuestro consejo es que las primeras veces comiences con esta dosis y ya luego puedes aumentar o reducir solo kéfir según tus gustos.

Preparación y reposo

Lo que te recomendamos es que dejes reposar en temperatura ambiente y en un lugar seco y sin exposición directa al sol al menos por 12 horas. Lo ideal es 24 horas. De esta manera te aseguras de que el proceso de fermentado se haya completado.

Una vez haya pasado el tiempo lo que debes hacer es separar el hongo del kéfir del yogurt que se formó con la fermentación. Para eso necesitas un colador de plástico o de tela. Separa cuidadosamente el líquido.

En ningún momento te recomendamos usar recipientes y coladores de metal para evitar la contaminación del kéfir con elementos que pueden desprender los materiales metálicos.

Kéfir listo para ser bebido y guardado

Una vez tengas el kéfir separado puedes guardarlo en recipientes de plástico o vidrio. También es posible beberlo inmediatamente. Considera que el tiempo de conserva en estado de refrigeración es de hasta 15 días.

Puedes beberlo como si fuera otro tipo de yogurt. Igual termina siendo muy agradable si lo acompañas con azúcar, miel, en batidos con frutas, frutos rojos, cacao, etc. Incluso hay quienes usan el kéfir con si fuera queso de untar.

Ahora que sabes cómo hacer tu propio kéfir de leche en casa no esperes más y alista los materiales e ingredientes y ponte manos a la obra.

(Visited 3 times, 1 visits today)